En ocasiones, cuando el viaje es muy largo (más de 5 horas), no nos queda más remedio que dividirlo en varios días. Es lo que nos pasó a nosotros prácticamente durante el primer año de vida de nuestro bebé, que no nos daba buenos viajes y al final era lo más cómodo y desahogado para todos.

Como todo en la vida, las desventajas se pueden convertir en oportunidades, y ese fue el caso de Castelo de Vide, una villa portuguesa que se encuentra en el Parque Natural de São Mamede a 20 minutos de Portalegre y que aunque no es muy grande (cuenta con 3000 habitantes aproximadamente), tiene el atractivo y encanto suficiente para poder disfrutar de una parada en el camino.

¿Qué hacer en Castelo de Vide?

Castelo de Vide fue la villa perfecta de camino hacia el norte de Portugal cuando viajábamos desde el sur (Cádiz) con nuestro bebé de 5 meses.

El plan que intentamos seguir durante paradas en un viaje largo siempre es el mismo: solemos llegar antes de comer, por lo que aprovechamos para comer algo del lugar, descansar un poco y luego por la tarde noche dar un paseo para poder disfrutar de las calles mientras atardece.

En este caso fue el plan perfecto ya que las bonitas casas blancas de estilo gótico de Castelo de Vide se sitúan alrededor de una preciosa colina que culmina con el Castillo medieval de D. Dinis y la fortaleza de S. Roque. Durante el recorrido podréis ver la Fonte da Vila y la Fuente de Mealhada (con agua mineral conocida en todo el país), así como la ermita de Nuestra Señora de la Alegría y la plaza alta (praça alta).

Por lo que lo único que tienes que hacer es calzarte unas zapatillas y comenzar recorrer sus calles estrechas y a subir sus empinadas cuestas hasta el castillo y la fortaleza.

Para ver las fotos con mejor calidad te recomendamos nuestra cuenta de instagram. Aquí le bajamos la calidad para no saturar la página.

Al ir con niños y al ser el suelo empedrado hay ciertas partes del pueblo que tienen algo de baches, pero en su mayoría se pueden recorrer sin problema.

Cuando viajamos solemos llevar un carrito (en nuestro caso el babyzen yoyo2) más portable. Con portable nos referimos a que se pliega fácilmente y se puede llegar colgado del hombro. De esta forma si hay zonas donde no se puede transitar con el carrito, lo plegamos y listo.

¿Donde comer o cenar en Castelo de Vide?

En cuanto a la comida, nos dejamos aconsejar por Google y comimos en “Pirolito CV – Wine & Tapas“. Después de la experiencia que tuvimos posteriormente con la cena, te diría que es el mejor sitio para comer o cenar en Castelo de Vide. Su dueña nos trató muy bien y fue muy amable (que como pudimos comprobar posteriormente esto escaseaba). Recomendamos pedir si vais: el bacalao dorado, el “pao recheado” (un pan relleno de queso gratinado, bacalado como para untar) o el “naco da vacia” (carne vacío).

Ojo con cenar acostumbrados al horario español

Con la cena no tuvimos tanta suerte. Comenzamos a buscar un sitio para cenar sobre las 20:15, y no sé si es que el orden de búsqueda no fue el correcto (ya que empezamos intentando ir al Blanc Bleu y está un poco retirado) que cuando nos quisimos dar cuenta todas las terrazas del centro estaban llenas y no es como en España que te apuntas a una lista y ya está. Allí a las 21-21:30 están ya con las cocinas cerradas.

Lo que nos molestó no fue no encontrar sitio, sino los malos modos con los que nos hablaban en algunos de los sitios donde fuimos a preguntar amablemente si había mesa, especialmente antipáticos y secos en “Tasquinha Sabor do Campo” y en “Churrasqueira Os Amigos“.

Al final acabamos en Café Peninsular, donde nos hicieron el favor de hacernos unas tostas de bonito y de jamón york y queso cuando tenían ya la cocina cerrada. Las camareras fueron muy simpáticas.

Lo que os recomendamos es que dejéis un sitio reservado con antelación, así no os ocurrirá lo que a nosotros.

¿Donde dormir en Castelo de Vide?

Si con el tema de la cena tuvimos mala suerte, en el caso del alojamiento fue todo lo contrario. Nos quedamos a dormir en “A burguesa guest house” y tengo que decir que me faltarían adjetivos para describir lo cómodos que estuvimos y lo bien que nos trataron. Además de que está situado en todo el centro.

Es una preciosa casa remodelada y dividida en habitaciones, todas con su baño privado. Las habitaciones super limpias y la que nos tocó a nosotros era preciosa y muy acogedora. Los colchones también muy cómodos, importante para descansar bien antes de continuar con el viaje.

Cuenta con una piscina exterior y hay un salón con chimenea (aunque nosotros fuimos en agosto) que hace de zona común y cuenta con una mini cocina, que las anfitrionas utilizan para preparar el desayuno y donde podremos guardar las cosas que necesitemos de frigorífico.

salon comun A Burguesa Guesthouse

También tiene una terraza exterior común donde podremos disfrutar de unas preciosas vistas a Castelo de Vide.

El desayuno continental, obligatorio

El desayuno en esta estancia no es que te lo recomendemos, si pudiéramos lo obligaríamos. Cuentan con unas mesas para prepararte los cafés que quieras y para tostar pan (con aceite, tomate, jamon york, queso, mantequilla, mermelada, etc). Además tienes tienes una buena variedad de cereales para elegir como bizcocho, higos, galletas, yogur y frutas.

Si lo deseas, las anfitrionas te preparan unos huevos fritos o revueltos, y todo con la estupenda atención, tranquilidad y amabilidad que comentaba al principio. Da gusto estar en un sitio así, de verdad.

tomate desayuno continental A Burguesa Guesthouse

Solo te queda visitar Castelo de Vide

Y nada más, solo nos queda desearos que os guste tanto como a nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.