Si ya has indagado un poco por nuestra web, habrás podido comprobar la importancia que le damos a las sillas a contramarcha. ¿Por qué? Porque consideramos que son claves durante la primera etapa de nuestros hijos (la que va hasta mínimo los 4 años) al garantizar en mayor medida el cumplimiento de los requisitos exigibles a este tipo de sillas en términos de seguridad.

¿Y cuáles son estos requisitos de seguridad de los que hablas? ¿Por qué es mejor ir a contramarcha?

Para responder a esta pregunta, debes entender que para nosotros lo más importante a la hora de elegir una silla de coche es que ésta proteja las zonas más frágiles de nuestros pequeños (cabeza, columna  y abdomen) en caso de impacto o frenazo.

Sillas de coche

En el caso del grupo de edad comprendido hasta los 4 años, estas zonas de las que hablamos son incluso más frágiles y vulnerables. Utilizando las sillas a contramarcha, reducimos enormemente las probabilidades de lesiones graves, entre otras cosas, por los siguientes motivos:

  • Al ir a contramarcha y ante un impacto frontal (es el más frecuente) la energía absorbida por parte del sistema de retención es mayor (y por tanto menor sobre el cuerpo).
  • Las zonas más vulnerables quedan menos expuestas a movimientos bruscos.
  • La presión ejercida del cuerpo sobre la superficie (energía desviada) se reparte en una mayor superficie (en lugar de concentrarse en cuello y abdomen).
Diferencia a contramarcha y a favor de la marcha
  • No hay mejor prueba que el ejemplo. Los nórdicos (países con menor tasa de mortalidad infantil en carreteras) utilizan los sistemas de retención infantil hasta mínimo los 4 años. No se lo cuestionan como hacemos aquí y lo cumplen a rajatabla.

La mayoría de las sillas que vemos en el mercado, han sido testadas para garantizar la firmeza de la silla ante un impacto, dejando un poco de lado la integridad de la persona que la ocupa (al que se le exigen unos criterios mínimos pero no tan restrictivos).

Es por ello que debemos ser un poco más exigentes por nuestra parte e informarnos bien antes de adquirir la silla de coche que utilizará nuestro hijo durante los próximos años.

Sillas a contramarcha y con Plus Test

sillas plus test pruebas

Como ya sabes, Plus test  es un ensayo que se le hace a la silla de coche mucho más exigente que el de las homologaciones Europeas. Se realiza en Suecia y se trata de un sello de calidad que certifica que la silla probada ha soportado las pruebas de choque más rigurosas en choque frontal (el más habitual) a mayor velocidad y fuerza de impacto.

Como vimos en la selección que hicimos de las 3 mejores sillas con plus test, un requisito indispensable para obtener este sello es que la silla solo puede ir en el sentido contrario a la marcha.

Sillas de Coche I-Size 40-105cm y Giratorias 360
Las sillas giratorias 360 y el sello Plus Test son incompatibles

Esto deja fuera a todas a aquellas sillas que giran para poder llevar al niño también hacia delante. ¿Significa esto que ese tipo de sillas giratorias no son seguras cuando se utilizan a contramarcha? NO, pero ya no pueden llevar el sello Plus Test.

Es importante que sepas que el sello Plus Test no sustituye a la normativa R44 o R129, sino que es una prueba adicional que la sitúa cerca de la excelencia.

Una silla de coche que tiene el sello plus Test irá siempre a contramarcha, pero una silla a contramarcha no garantiza que tenga el plus Test.

¿Hasta cuándo se puede viajar a contramarcha?

Es la pregunta del millón, ¿Cuánto tiempo tiene que estar mi hijo a contramarcha? La respuesta correcta sería como mínimo hasta los 4 años de edad (debido a que la inmadurez de la zona cervical).

normativa sillas de coche a contramarcha

Por mucho que nos parezca, hay mucha historia y evidencia detrás que demuestra que es la forma más segura de llevar a nuestros hijos en la primera etapa de su crecimiento. Esto abre el debate de que si ellos van más cómodos a favor de la marcha. Muchos nos preguntáis:

¿Pero en contra de la marcha hasta mínimo los 4 años, no le chocan las piernas con los asientos? ¿Eso es seguro? En términos de seguridad, no ocurre nada porque las piernas tengan poco espacio. De hecho, los niños a esa edad son más flexibles y se adaptan perfectamente. Nosotros nos preocupamos más que ellos, y lo que se gana por ir a contramarcha supera con creces la posible incomodidad que pueda tener el niño.

Nuestra experiencia nos dice que esa incomodidad no existe y que es perfectamente posible llevarlos incluso hasta los 7 años de edad.

¿Qué ocurre si el impacto es por detrás y el niño va a contramarcha?

Tendemos a pensar que el niño podría salir disparado por la parte trasera del vehículo, cuando en realidad no es así.

trafico coches

El caso más habitual es cuando alguien nos golpea por detrás. El típico accidente: un freno inesperado donde al que va detrás de nosotros no le da tiempo a reaccionar y se choca con la parte trasera de nuestro vehículo. Esto se conoce como colisión por alcance.

Pensémoslo bien ¿Qué ocurriría en este caso? ¿Qué fuerzas están actuando aquí?

Si estamos parados y nos impactan por detrás, nuestro vehículo saldrá despedido hacia delante y todo lo que hay en su interior también. Por tanto, si nuestro hijo va en una silla a contramarcha y recibe una fuerza hacia delante, va a ser empujado hacia la silla y no al revés. Nos encontramos con otro caso en que si la silla fuera a favor de la marcha, el menor saldría peor parado.

Choques por alcance

¿Qué caso sería entonces en el que el pequeño saldría despedido por la parte trasera del vehículo en una silla a contramarcha?

Sería el caso en el que vas dando marcha atrás e impactas contra un vehículo parado. Hay que resaltar que pocas son las ocasiones en que esto ocurre. La única que se nos pasa por la cabeza sería aparcando y dando marcha atrás, pero estas velocidades son relativamente bajas. Aún así, hay que tener un poco de sentido común y si llevamos menores en el vehículo, extremar aún más las precauciones a las que damos marcha atrás.

Normativa Sillas a Contramarcha

Aunque en los distintos artículos que hemos ido haciendo a lo largo de la web ya hemos hablado de lo que hay que tener en cuenta, nos gustaría resumir aquella parte de la normativa que afecta a las sillas a contramarcha:

cumpliendo la ley normativa sillas de coche
  • Si usas una silla homologada con R44, deberás usar la silla (Si es grupo I) a contramarcha MINIMO hasta los 9kg (si el fabricante no indica lo contrario en la etiqueta) y SIEMPRE si es del grupo 0/0+.
  • Si usas una silla homologada con R129, deberás usar la silla a contramarcha MINIMO hasta los 15 meses.
No obstante, ya sabes que desde mibebeviaja recomendamos que se use siempre hasta mínimo los 4 años de edad.
  • Es obligatorio instalar o “anclar” la silla al coche a través de 3 puntos de anclaje. Independientemente de la normativa, en caso de que la silla tenga ISOFIX tendríamos ya dos puntos de anclaje, el tercero vendría a través de la pata de apoyo o del Top-Tether (cualquier es válido). Si la silla no tiene ISOFIX (o en caso de superación del límite de peso ISOFIX), entonces los 3 puntos de anclaje los conseguimos a través del cinturón de seguridad del vehículo.

Si respetamos lo anterior, cumpliremos con la ley.

Sin embargo, hay otros muchos aspectos que no son obligatorios y que sin embargo son clave para garantizar la seguridad de nuestros hijos, como el sistema anti-retroceso, la altura del arnés o del respaldo/cabezal o la caducidad de la silla (que suele estar en torno a los 10 años). Por lo que no dejes de tener esto en cuenta a la hora de comprar la próxima silla de coche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.